Ricardo Añez comparte su experiencia durante sus meses de colaboración con Medialunacom

El trabajar y poner en práctica tus conocimientos adquiridos durante años de estudio para mí es un auténtico placer, y encima hacerlo en algo que te apasiona como es la comunicación, no tiene precio.  

Mi experiencia en Medialuna está siendo muy grafíticamente tanto como persona y como profesional de la comunicación.  No ha sido ni está siendo nada fácil para mí empezar de nuevo en una ciudad completamente nueva, alejado de mi familia. 

Me complace tanto levantarme todos los días y tener distintas tareas a realizar, formar parte de un equipo tan genuino y ser parte de proyectos tan importantes, me llena de vida y motivación para seguir esforzándome cada día para ser mejor en todos los sentidos. 

Fue frustrante para mí, como persona que realizó estudios en un país extranjero, y en vías de desarrollo como es Bolivia, ver como cada empresa me rechazaba para realizar prácticas en sus prestigiosas empresas. Pero un día de enero, inesperadamente recibí la llamada del coordinador del máster que estoy actualmente cursando, ofreciéndome unas prácticas en una agencia llamada MediaLuna que no dudé en decir que sí. Estoy inmensamente agradecido con Mercedes Pescador por la confianza puesta en mí, y por ver más allá en mí, de lo que está escrito en un CV. 

Desde ese día 18 de enero, mi vida dio un vuelco de 180º. Sentía y siento que tenía mucho que aportar en el sector de la comunicación, que muchas veces es desvalorado o menospreciado por una gran parte de la sociedad. Compartir cada día con personas que confían y aman a la comunicación al mismo nivel que tú, no tiene precio. 

Mis días en la agencia Medialuna podría decir que son multidisciplinares y desafiantes, lo primero porque he realizado distintas tareas en distintas áreas, y lo segundo porque lo que hago me alienta a seguir adelante y seguir aprendiendo.  

Pese a llevar casi cinco meses de prácticas, me doy cuenta que la comunicación es fascinante, aunque está llena de imprevistos y evoluciona muy rápido (eso la hace más interesante), pero he confirmado una vez más lo importante y necesaria que es las organizaciones, y poder contribuir en ellas con tu granito de arena te hace sentirte especial. 

Mis labores desarrolladas durante este periodo de tiempo podría definirlas como muy dinámicas ya que he trabajado codo a codo con grandes profesionales en los tres pilares fundamentales en los que se basa la empresa, la comunicación corporativa, los medios de comunicación y los eventos. Agradezco a mis compañeras que tienen la paciencia y predisposición para explicarme las tareas de manera organizada y detallada, te hacen sentir que tu trabajo es de valor y está al nivel de calidad que las corporaciones requieren. 

Sé que me queda muchísimo todavía por aprender y mejorar, pero de eso se basa la vida, en disfrutar del camino mientras haces lo que te complace mientras deleitas el paisaje. Me siento agradecido con lo que voy consiguiendo día a día, el esfuerzo no es en vano, y va dando sus frutos. 

¿Cuál es mi siguiente paso? La verdad es que no estoy seguro de lo que me deparará el destino, pero lo que sí sé es que, con constancia, buenas acciones y pensamientos positivos llegaré allí dónde me proponga. Hasta entonces, seguiré aportando en todo lo que pueda y disfrutando de este maravilloso viaje que es Medialuna 

 

Ricardo Añez López